Por Anabel Beltrán

En una entrevista realizada por Noticias Unsa, el Rector de la Universidad Nacional de Salta, Víctor Hugo Claros, se refirió a los puntos más importantes que se encuentran en el comunicado del Boletín Oficial emitido desde Nación y en el que se afirma que las universidades, pueden regresar a las clases y actividades presenciales.  El rector hizo énfasis en las dificultades que podrían existir para volver a la Universidad en medio del contexto de pandemia que atravesamos como sociedad desde principios de este año.

Entre los puntos más importantes resaltó la importancia de contar con protocolos adecuados, infraestructura apropiada para los estudiantes, elementos de higiene y espacios. Además de contar con medidas de bioseguridad en cada facultad para el desplazamiento hacia y desde la universidad para estudiantes, profesores y demás personal universitario. “Esta decisión administrativa nos tomó por sorpresa. Revisamos renglón por renglón las disposiciones que han sido enviadas por el Jefe de Gabinete de la Presidencia de la Nación” expresó Claros.

En cuanto al manejo de la virtualidad, explicó que todo lo que se hizo y lo que se vino trabajando en la virtualidad «tiene validez», incluso a través de resoluciones y que no se debe descartar el sistema pedagógico virtual. Añadió además que la virtualidad llegó para quedarse principalmente para los primeros años de las carreras en los que a pesar del avance en cuanto a infraestructura, siempre quedan chicos afuera de las aulas.

Uno de los puntos que marca la normativa enviada desde Nación, es que no se pueden realizar actividades masivas o reuniones presenciales que movilicen a la comunidad. Por ejemplo, las colaciones de grado todavía no estarían permitidas ya que la distancia estipulada entre cada persona, debe ser de 1,5 o 2 metros.

Otro aspecto del comunicado, es que todas las instituciones universitarias deben definir un espacio físico para aislar a estudiantes y trabajadores que tengan síntomas. “Si el profesor o estudiante llega con la temperatura superior a C°37.5, inmediatamente tenemos que ver ese aislamiento o ese espacio especial” sostuvo el rector. Además, explicó que las condiciones en cuanto a instalaciones y readecuación sanitaria no están dadas para la vuelta a clases presenciales. “Hoy no hay decisión única de la Universidad, nos tiene que avalar la provincia, y nos tiene que dar el Ok la Secretaría de Política Universitaria” explicó.

Por otro lado, relató que ya se encuentra conformada una Comisión para llevará a cabo las tareas de estrategia y planificación para elaborar protocolos y planes de manejo y trabajo. “Voy a contar con una comisión que este viernes se va a estar reuniendo y la coordinación va a estar a cargo de la Vicerectora, donde van a estar los Decanos, representantes de PAU, representantes de los profesores, los seis Consejeros Superiores de los estudiantes, los de servicio, los directores de sede, investigadores, son alrededor de 35 personas con la siguiente línea de trabajo. Esta Comisión está para todo, tenemos todos los actores que están capacitados para decirnos cómo avanzamos”.

Los puntos en los que trabajará dicha Comisión serán:

-El protocolo para las actividades académicas

-Infraestructura e instalaciones (con las que se cuenta y las que debería haber)

-Las normas y elementos de higiene y seguridad

-El ingreso y desplazamiento

-Salubridad, testeo y aislamiento

-Seguridad jurídica, recursos e instalación

Respecto a las prácticas profesionales en las distintas carreras, el Rector sostuvo que hay muchas prácticas curriculares que no se pueden hacer virtuales, cómo por ejemplo medicina así como los estudios de campo que hacen en geología, ingeniería, etc. En el diálogo también estuvo presente el uso del transporte público y el boleto gratuito. Según los datos expuestos hay un 86% de estudiantes que no tienen movilidad propia y sobre el cual se envió un padrón a las autoridades locales de 32.000 estudiantes, de los cuales 28.000 ya tienen el pase hecho. “Quiere decir que 32.000 alumnos nuestros son los que necesitan usar el transporte público. Y es el principal medio de contaminación. Nosotros no podemos habilitar algo para los que tengan vehículo solamente, es una discriminación que estaríamos haciendo y podría ir solamente el 15% de estudiantes a las clases. Y para los jóvenes que usan el transporte público, que no están autorizados por la provincia, va a ser imposible su desplazamiento” detalló Claros.

La normativa expresa que sólo se permitirá el ingreso de los estudiantes que tienen programadas sus actividades, por lo que las facultades deberán ver qué días los estudiantes tienen clase, a través de algún sistema informático. En cuanto al calendario, Claros expresó que en diciembre habrá exámenes, en enero habrá receso total, se vuelve en febrero, también con los exámenes, pero que se va a utilizar una parte de febrero para continuar con el calendario académico. 

Para cerrar la entrevista, añadió que todas estas medidas son a nivel provincial, por lo que son válidas para todas las sedes. “El objetivo mismo es el estudiante, si no hay estudiante, no hay universidad. Por supuesto también me interesan los docentes, que realmente junto a los PAU, han hecho un trabajo muy bueno. La solución es la vacuna, cuando salga la vacuna habrá momentos de mayor presencialidad, pero no podemos descartar la virtualidad como herramienta importante”.

Acá podés mirar la entrevista completa:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here